La llegada de miles de niños y adolescentes no acompañados en al suroeste de los Estados Unidos ha generado una crisis humanitaria y política. Se trata de una crisis marcada por las imágenes de un gran número de inmigrantes en condiciones de hacinamiento, manifestantes bloqueando los autobuses llenos de inmigrantes cuando entran en sus ciudades, súplicas de compasión, la preocupación por la falta de abogados de inmigración disponibles, y las frustrantes llamadas para obtener más ayuda del gobierno federal.

Con una tensiones creciente, el gobernador de Texas, Rick Perry, anunció el 21 de julio, el despliegue de hasta 1.000 soldados de la Guardia Nacional en la frontera entre Texas y México para combatir criminales que explotan la situación. De acuerdo con la Associated Press, la medida tendrá para Texas un costo aproximadamente $ 12 millones al mes. Sin embargo, el General Adjunto de Texas, John Nichols, indicó que la Guardia estará para "ocuparse de obstaculizar" a los inmigrantes en lugar de hacer detenciones de gente.

La Casa Blanca ha dicho que los cruces ilegales parecen estar disminuyendo. Agentes de la Patrulla Fronteriza en el Valle del Río Grande informaron que han encontrado menos de 500 menores de edad la semana del 14 de julio, en comparación con las cifras de hasta 2.000 por semana en el mes de junio.

Durante esta última oleada, los menores de edad han llegado principalmente de los países de Honduras, Guatemala y El Salvador. La mayoría huyen de la pobreza y la rampante violencia de las pandillas.

Según NBC News, una vez detenidos, los menores son entregados a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR). Esta división del Departamento de Salud y Servicios Humanos los mantiene bajo custodia hasta que los menores de edad puedan ser ubicados con sus familiares en los Estados Unidos. Si no tienen familiares en los EE.UU., los menores son puestos en hogares de acogida mientras esperan saber el resultado de un proceso de deportación. Durante este tiempo, se les permite solicitar a un juez de inmigración ser aceptados de forma permanente en el país.

EL PAPA FRANCISCO
ACERCA DE LA CRISIS

"Ante esta situación, repito lo que dije en el mensaje para la Jornada Mundial de los Migrantes y Refugiados de este año: ‘Es necesario un cambio de actitud hacia los migrantes y los refugiados por parte de todo el mundo, alejándonos de las actitudes defensivas, de miedo, de indiferencia y marginación - todo eso es típico de una “cultura de usar y tirar” - y acercándonos hacia actitudes basadas en una cultura de encuentro, la única cultura capaz de construir un mundo mejor, más justo y fraterno’.

"Además, quiero convocar la atención hacia las decenas de miles de niños que emigran solos, sin compañía, para escapar de la pobreza y la violencia... Tales emergencias humanitarias demandan en primer lugar, la intervención urgente de manera que estos menores sean recibidos y protegidos”.

- Mensaje del Papa Francisco con motivo del "Coloquio sobre Migración y Desarrollo entre México y la Santa Sede" (Ciudad de México, 14 de julio de 2014)

FRANCIS CARDENAL GEORGE SOBRE

LA CRISIS

"La Arquidiócesis de Chicago está pidiendo al gobierno federal que nos permita alimentar y proporcionar alojamiento temporal seguro a los niños refugiados que están siendo traídos aquí. Los muchos niños y niñas en la frontera de México y Estados Unidos están en peligro y sin una adecuada vivienda requieren una respuesta compasiva y misericordiosa”.

El Cardenal George también ha contado con la ayuda de las Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Chicago y Maryville Academy, una escuela que alberga niños maltratados y abandonados, para proporcionar los servicios necesarios a unos 429 niños que actualmente están alojados en nueve lugares de Heartland Alliance – las ubicaciones no son reveladas por motivos de seguridad.

- Entrevista con Michael Sneed, Chicago Sun Times, 16 de julio 2014

LOS OBISPOS EE.UU.
SOBRE INMIGRACIÓN

La Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos se opone a "hacer un mero cumplimiento" de las políticas de inmigración y apoya una reforma migratoria integral. En el documento “Ya no somos extranjeros: Juntos en el Camino de la Esperanza”, los Obispos Católicos de Estados Unidos describen los elementos de su propuesta para una reforma migratoria integral. Estos incluyen:

  • Una legalización merecida
  • Un futuro programa de trabajadores
  • La reforma de la inmigración basada en la familia
  • Restablecimiento de los derechos al debido proceso
  • Abordar las causas de raíz
  • El cumplimiento forzoso de las leyes

Para una exposición detallada de cada uno de estos elementos y otros recursos, consulte los Servicios de Migración y Refugiados / Oficina de Política de Migración y Relaciones Públicas en www.usccb.org.

LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE LOS ESTADOS UNIDOS SOBRE

El CUMPLIMIENTO DE LAS LEYES DE INMIGRACION

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos reconoce el papel legítimo del gobierno de los Estados Unidos para hacer cumplir las leyes de inmigración. Sin embargo, las medidas de aplicación deben ser:

  • Dirigidas a los elementos peligrosos y criminales;
  • Proporcional en términos de sanciones y en el uso de la fuerza; y
  • Salvaguardar la Integridad, es decir, se debe preservar y respetar los derechos humanos y la dignidad de la persona.

Para más información sobre estos principios, consulte a los Servicios de Migración y Refugiados/Oficina de Política de Migración y Asuntos Públicos, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos,  Enero de 2011 www.usccb.org.

Datos estadísticos

Hay 52.193 menores no acompañados están en custodia hasta en lo que va de este año fiscal 2014*

Hay un 99% de incremento en el número de menores de edad no acompañados detenidos en relación al 2013*

El 85% de los menores fueron reunificados con sus familias inmediatas o extendidas durante el procedimiento de inmigración*

$3.7 mil millones de dólares fueron solicitados al Congreso por la Casa Blanca para hacer frente a la crisis

*Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras de los EE.UU.