Problemas con la hora de la siesta en la oficina y no sólo con los niños de mi compañero de trabajo | Diocese of Lansing

Problemas con la hora de la siesta en la oficina y no sólo con los niños de mi compañero de trabajo

P: Tengo una compañera de trabajo que se queda dormida en su escritorio cada tarde. Me gustaría una siesta pagada también, pero me siento como una chismosa si se lo digo a nuestro supervisor. Sin embargo, me parece injusto. ¿Debo despertarla cada día, ignorarla o hacer otra cosa?

R: “Un poco de dormir, otro poco de dormitar, otro poco de cruzar las manos para descansar, y luego llegará tu pobreza como ladrón, y tu necesidad como hombre armado”. (Proverbios 24:33-34)

¿De verdad quieres una siesta pagada? Los empleadores tienden a no pagar bonos por hacer siestas. Cambie su irritación por motivación para ser cada vez más diligente en su propio trabajo y disfrutar de las recompensas que vienen con el trabajo productivo. Recuerde la advertencia en Proverbios 10:4, “Pobre es el que trabaja con mano negligente, pero la mano de los diligentes enriquece”.

Es fácil fijarse en la laxitud de un compañero de trabajo, pero usted puede hacer algo mejor que eso. Olvídese de tratar de cambiarla o reportarla. Ese no es su trabajo y usted se estaría buscando problemas. Una vez más Proverbios nos dice: Como el que toma un perro por las orejas, así es el que pasa y se entremete en pleito que no es suyo”. (26:17) El sentimiento de injusticia es encomiable, pero esta "pelea" es en realidad entre el empleado y el supervisor. Deje que siga su curso natural; en cuanto usted, no intervenga.


P: Mi compañero de trabajo a menudo lleva a sus hijos a la oficina después de la escuela, o en un día de nieve. En su mayor parte, se sientan en silencio en su oficina y leen o hacen videojuegos, pero yo simplemente no siento que es apropiado tener niños en la oficina. ¿Estoy equivocado?

R: Usted no está equivocado. Este es un buen ejemplo del tipo de irritación que hace que la gente piense en iniciar su propio negocio. La oficina no es una biblioteca o una sala de videojuegos. Las oficinas están diseñadas para adultos a los que se les paga para hacer el trabajo que hacen los adultos. Es inapropiado traer regularmente a los niños al lugar de trabajo.

Pero ya que al parecer esto no es un problema para su empleador, dudo que usted tenga éxito planteando el tema con su supervisor. Parece que los niños no son perjudiciales y su trabajo no se ve comprometido. Es mejor que usted viva en paz con esto. O empiece a pensar acerca de cómo iniciar su propio negocio - probablemente no será una guardería.


P: Yo trabajo en un ambiente donde no se tolera cometer errores en absoluto. Me estoy haciendo un manojo de nervios - ¿Cómo afronto esto?

R: No dejes que eso suceda. Su condición nerviosa le está diciendo mucho acerca de su tolerancia al trabajo en una zona libre de errores. Busque otro empleo o una línea de trabajo sin ese tipo de presión.


Jim Berlucchi es el director ejecutivo del centro Spitzer, cuya misión es construir culturas de evangelización (www.spitzercenter.org).

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass