Ella dice: "Los niños se están esforzando bastante en la escuela". | Diocese of Lansing

Ella dice: "Los niños se están esforzando bastante en la escuela".

Ella dice: "Los niños se están esforzando bastante en la escuela".

Sally dice: Sam está demando calificaciones poco realistas de nuestros hijos – si no tienen A en todos los cursos, él los "motiva" eliminándoles privilegios. Yo fui una estudiante con una calificación promedio de "B", así que creo que esto no es justo. Constantemente estamos discutiendo sobre esto.

Él dice: "Necesitan traer a casa boletas de calificaciones perfectas."

Sam dice: Es la única manera de que nuestros hijos salgan adelante trabajando duro y obteniendo mejores notas. Creo que Sally debería apoyarme 100% en esto. En el actual clima económico, sólo los mejores entre los mejores sobrevivirán.

¿Qué hacer?

Hay muchos matices a considerar en esta pregunta, pero dos son inmediatos: el impacto sobre los niños y el impacto en la relación de Sam y de Sally. El tema de la constante discusión entre los padres no es si las notas son perfectas o buenas – sino el impacto que este asunto tiene sobre los niños.

Demasiado a menudo, vemos a padres a los que pareciera no importarles el éxito de sus hijos, así que es admirable ver que ambos deseen lo mejor para sus hijos y que están tomando un papel activo en ayudarles a lograr ese objetivo. En el establecimiento de las normas sin embargo, Sally y Sam necesitan ser realistas acerca de las habilidades y capacidades de sus hijos, y no hacer una presunción artificial que sólo las calificaciones superiores producen los mejores estudiantes. Aunque Sam está tomando un interés activo en el potencial de sus hijos y es serio acerca de su papel como padre, sus acciones pueden estar haciendo más daño que bien. Las palabras de Colosenses 3:21 son muy apropiadas: "Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten". La discusión constante entre Sam y Sally no está propiciando niños sanos o una relación de matrimonio saludable.

El regalo más grande que Sam y Sally pueden dar a sus hijos es estar de acuerdo sobre las expectativas que tienen para sus hijos. Suena como si Sally y Sam provinieran de diferentes orígenes. Sally se siente realista y cree que uno no necesita tener las mejores notas en la escuela para tener éxito. La percepción de Sam se deriva de estar en la fuerza de trabajo y cree que sólo aquellos con las mejores notas llegaran a la cima y tendrán un buen trabajo. Sally y Sam deben discutir sus sentimientos en relación a establecer estándares de exigencia para sus hijos, determinar cuál es la mejor manera de alcanzarlos y como respaldar estos de común acuerdo. San Pablo nos anima a: “no hacer nada por egoísmo o vanagloria, por el contrario, humildemente considerar a los demás como más importantes que ustedes mismos, no buscando cada uno su propio interés, sino [también] él de los demás". (Filipenses 2:3-4) Estas discusiones sensibles se realizan mejor a puerta cerrada – no delante de los niños o dónde les puedan oír –en calma y sin ansiedad.

Al hablar de cuestiones sensibles o polarizantes, una técnica que hemos encontrado útil es comenzar con una oración corta al Espíritu Santo pidiendo orientación y estar abiertos a nuevas ideas. Tras una breve oración, compartimos nuestra propia educación y lo que esperaban nuestros padres de nosotros – por ejemplo, ¿te pagaban (nuestro método menos preferido) por tener buenas calificaciones o hubo alguna otra forma de soborno (uups – quisimos decir “estimulo”). ¿Tus padres te inculcaron la importancia de hacer tu mejor esfuerzo explicándote la importancia que tus calificaciones podrían tener más adelante al postular a la universidad, o cómo las buenas calificaciones podrían ayudarte a conseguir una beca? Hablar de estos componentes les ayudará a ponerse en contacto con los sentimientos detrás del tema y les conducirá a una solución en las que ambos podrán estar de acuerdo y apoyarla. Sólo después de que Sam y Sally se preparen y estén en contacto con sus sentimientos deberían tratar el tema de buenas calificaciones con sus hijos.


El Diácono Tom Fogle y JoAnne Fogle ayudan a preparar parejas para el matrimonio.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass