Él dice: "Nuestro hijo adulto regresó de nuevo a la casa, y yo lo quiero fuera" | Diocese of Lansing

Él dice: "Nuestro hijo adulto regresó de nuevo a la casa, y yo lo quiero fuera"

Jim dice: yo estaba disfrutando mucho de nuestro nido vacío después de que mi última hija voló del nido. Pero ahora uno de nuestros hijos ha regresado a la casa. Y nos está causando un sin fin de conflictos, porque quiero que averigüe que es lo que está haciendo y se vaya nuevamente. Sheila esta contentísima de tener a alguien a quien mimar.

Ella dice: "Estás siendo egoísta, nuestro hijo será siempre bienvenido"

Sheila dice: Jim sólo está siendo egoísta. Nuestro hijo necesita un lugar dónde quedarse y esta es su casa. En lo que a mí respecta, él puede quedarse todo el tiempo que quiera. ¿Y qué si tenemos un poco de lavandería y limpieza extra?

¿Qué hacer?

Jim y Sheila están experimentando un evento que se ha convertido en algo común en estos días - un hijo adulto de regreso en casa. El catalizador de este evento puede ser la economía, la pérdida de un trabajo o incluso un divorcio. Independientemente de por qué sucede, es importante que los padres estén de acuerdo en cómo van a responder.

Como padres, queremos que nuestros hijos tengan éxito y vamos a hacer lo que podamos para ayudarles, incluyendo la apertura de nuestra casa. Parece que lo que Jim y Sheila no pudieron hacer antes de que su hijo regresara fue hablar de su propio plan de acción. En otras palabras, ¿cómo esta dinámica afectaría sus propias actividades y su relación con los demás?

La primera prioridad de Jim y Sheila debe ser la protección de su propia relación matrimonial, y la segunda prioridad atender el bienestar de su hijo. Cuando las parejas pasan por un cambio de vida (por ejemplo, convertirse en un "nido vacío"), tienen que reinventarse a sí mismos como una pareja. Cada cambio requiere a la pareja reinventar su condición de pareja como tal, y un hijo adulto que vuelve a casa es sin duda una de esas ocasiones.

Este también es el momento de desarrollar un plan de contingencia en caso de que cada acontecimiento no suceda como se esperaba. Orar, y pedir al Espíritu Santo que les guíe a través de este nuevo evento, disminuirá su ansiedad. La Sagrada Escritura nos recuerda que, "El corazón humano tiene previsto el camino, pero el Señor dirige los pasos". (Proverbios 16: 9) El orar sobre este tema hará que las acciones de Jim y Sheila se basen en el amor. El Señor les ayudará a mantenerse en el camino y hacer lo correcto. A pesar de que su hijo ha regresado, Jim y Sheila harían bien en concentrarse en hacer el uno del otro el centro de sus vidas dedicando valioso tiempo a estar juntos reinventándose a sí mismos como una pareja y afirmando entre sí.

Una vez que Jim y Sheila hayan llegado a un mutuo acuerdo sobre los límites de la estancia temporal de su hijo, es apropiado que expresen sus expectativas y dialoguen con su hijo. Ambos pueden demostrarle una cálida y cariñosa hospitalidad a su hijo, y al mismo tiempo hacer uno del otro el centro de sus vidas; las dos acciones no son mutuamente excluyentes.


El Diácono Tom Fogle y JoAnne Fogle ayudan a preparar parejas para el matrimonio.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass