Menos dinero y menos respeto ¿Hasta dónde debo aceptar esto? | Diocese of Lansing

Menos dinero y menos respeto ¿Hasta dónde debo aceptar esto?

P: Me pagan menos de lo que me pagaban antes, pero me piden que haga más. Lo siento injusto - ¿Cómo puedo manejar esto?

R: ¿Más trabajo por menos salario? Suena bíblico. El Faraón puso la misma carga sobre los esclavos hebreos después de que Moisés le indignó con la demanda de su liberación. Puede que le recuerde la canción, en inglés que dice “Let my people go” (deja ir a mi gente).

Ya que usted no es un esclavo, su mejor paso sería hablar de esto directamente con su jefe para encontrar una respuesta favorable. ¿Por qué está trabajando más por menos dinero? ¿Es una degradación sutil en función a su rendimiento? ¿Es una respuesta de toda la compañía a las presiones externas del negocio o pérdida de mercado? ¿Es algo temporal o de largo plazo? Averigüe lo que está pasando.

Sus próximos pasos serán tomados en base a la respuesta de su jefe. Si él o ella hace los cambios necesarios para corregir el problema, usted ha logrado su objetivo. Si no, evalúe cuáles son sus opciones. Usted puede buscar otro trabajo. Puede dejar en claro la cantidad de trabajo que puede manejar razonablemente. O usted puede sonreír y aguantar. Pero la peor opción es cumplir a regañadientes. Usted es una persona libre. Así que aspire a trabajar para un empleador sabio.

"A un esclavo inteligente lo sirven los libres, y al sabio esto no le duele." (Eclesiástico 10:25)


P: Acabo de recibir mi primer trabajo a tiempo completo después de la universidad, y no estoy siendo tratado con el respeto que me esperaba. Yo sé que recién empiezo, pero creo que mi educación significa que no soy la persona que debe hacer el café en la mañana o actuar como la recepcionista de reserva. ¿Cómo hago para que mi empleador me tenga más respeto?

R: Gánatelo.

Usted no puede conseguir que su empleador haga algo. Pero usted puede demostrar su capacidad en hacer todo lo que se le pide que haga, y más, incluyendo tareas humildes alegremente.

Una vez escuché a un ejecutivo de alto nivel alabar a un recién graduado de la universidad por limpiar vigorosamente las ventanas en la sala de juntas justo antes de la llegada de los directores. "Esta chica va a llegar alto" dijo efusivamente. "Ella no tiene miedo de arremangarse la blusa y hacer lo que sea necesario. Estoy impresionado”.

Me recuerda a un incidente similar cuando estaba en una posición ejecutiva. Una impresora quedó atascada en nuestra oficina, así que metí mi corbata dentro de la camisa, me arremangue la camisa blanca y me puse a trabajar. Yo estaba de rodillas con la cabeza y los brazos dentro de la impresora cuando escuché la voz de mi jefe, que inesperadamente se apareció desde su lejana oficina y dijo en alta voz: "¡Me encanta ver a un ejecutivo dispuesto a hacer frente a cualquier problema!"

Mientras sus principales funciones y salario son acordes con su educación, no malinterprete la delegación de algunas tareas más humildes como una falta de respeto. Haga un trabajo excelente con sus responsabilidades primarias, haga una mejor taza de café y conteste el teléfono con entusiasmo y profesionalidad.

"¿Has visto a una persona capaz en su trabajo? Estará delante de los reyes; no estará delante de gente sin importancia…" (Proverbios 22:29)


Jim Berlucchi es el director ejecutivo del centro Spitzer, cuya misión es construir culturas de evangelización (www.spitzercenter.org).

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass