¿A qué se refiere la Iglesia cuando dice que las Sagradas Escrituras son inspiradas? | Diocese of Lansing

¿A qué se refiere la Iglesia cuando dice que las Sagradas Escrituras son inspiradas?

Los profesores del seminario hablan sobre las Escrituras

De manera simple, la noción de las sagradas escrituras como inspiradas significa que lo que está en las escrituras es lo que Dios quiere que esté ahí, es decir, el Espíritu Santo está detrás de las palabras humanas a través de las cuales Dios se comunica con nosotros. Debido a esta inspiración del Espíritu Santo, las palabras humanas que comprenden las escrituras son dignas de confianza con respecto a la fe y la vida moral y contienen la revelación de que Dios está con nosotros y de quiénes somos en relación a Dios y a los demás. – Padre Robert Schoenstene, SSL,

Cuando la Iglesia habla de la inspiración de las sagradas escrituras, afirma que estas escrituras tienen a Dios como su fuente, y que revelan un conocimiento de Dios para nosotros, que como seres humanos nunca podríamos alcanzar por nosotros mismos. Un texto bíblico, 2 Tim 3:15-17, proporciona una base para el concepto de inspiración cuando afirma que las sagradas escrituras “son capaces de darte sabiduría para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús”. También emplea una palabra griega raramente usada, theopneustos, que literalmente significa "respirada por Dios" o "Inspirada por Dios", cuando afirma que "toda la escritura es inspirada por Dios..."

El "hecho" de la inspiración de las sagradas escrituras ha sido afirmado desde el principio de la iglesia por los Padres de la Iglesia de occidente y oriente. Al mismo tiempo, no es claro en sus escritos cómo estos primeros escritores cristianos entendían esta inspiración, es decir, cómo realmente se llevó a cabo. La Iglesia ha dejado claro que cualquier definición definitiva de inspiración debe considerar las contribuciones de sus autores tanto humanos como de Dios mismo. Además, la Iglesia ha eliminado tres definiciones inadecuadas de inspiración porque fallan en reconocer este equilibrio de lo divino – la cooperación humana, es decir un dictado mecánico, una mera asistencia o una posterior aprobación.

El dictado mecánico, a menudo representado en vidrieras como un evangelista escribiendo sobre un pergamino mientras un ángel le susurra al oído, pone mucho énfasis en Dios, reduciendo la cooperación humana a la mera pasividad. Mera asistencia, por otro lado, describe la inspiración como el Espíritu Santo simplemente protegiendo un escritor humano para que escriba libremente de error. Esta definición insiste demasiado en el papel de la contribución humana a expensas de la divina. Por último, la aprobación subsiguiente indica que un libro de la sagrada escritura está inspirado únicamente debido a su aceptación por la iglesia como un texto sagrado. Una vez más, esta definición eleva el papel de la comunidad humana ignorando casi totalmente el papel activo del Espíritu Santo a lo largo de todas las etapas del texto.

Habiendo dicho qué inspiración no es, la iglesia ahora está pensando más en todo el proceso de inspiración. Explora este tema en el documento de 1993, "La interpretación de la Biblia en la Iglesia," emitido por la Pontificia Comisión Bíblica. En particular, se reconoce que una comunidad creyente pasa tradiciones que reflejan fielmente su experiencia de Dios, y que las generaciones posteriores también experimentan éstas de forma convincente y las pasan hasta que finalmente las tradiciones llegan a su forma escrita a las que ahora llamamos Sagradas Escrituras. – Elizabeth Nagel, S.S.D.


Pregunta sobre el catecismo

P: La palabra de Dios y su interpretación forman una conexión inseparable que una no puede sostenerse sin la otra. "Trabajando juntas, cada uno a su manera, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas." ¿Cuáles son las tres piezas que componen la palabra de Dios y su interpretación?

R: La Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia (CIC 95)

¿Qué es un Concilio Ecuménico?

El Concilio Ecuménico reúne a los obispos de toda la iglesia católica para discutir y resolver temas relacionados con la práctica y la doctrina de la Iglesia. La palabra ecuménico se deriva del griego, que significa "el mundo habitado" y se refería originalmente al imperio romano.

El primer Concilio "ecuménico" fue el Concilio de Jerusalén y se registra en los Hechos de los Apóstoles. Atendía la observación de la ley bíblica, especialmente, gentiles conversos en la primera comunidad cristiana. Generalmente se refieren a éste como el concilio apostólico en lugar de por el nombre de ecuménico.

Ha habido 21 concilios ecuménicos

1. Primer Concilio de Nicea (325)

2. Primer Concilio de Constantinopla (381)

3. Concilio de Éfeso (431)

4. Concilio de Calcedonia (451)

5. Segundo Concilio de Constantinopla (553)

6. Tercer Concilio de Constantinopla (680-681)

7. Segundo Concilio de Nicea (787)

8. Cuarto Concilio de Constantinopla (869-870)

9. Primer Concilio de Letrán (1123)

10. Segundo Concilio de Letrán (1139)

11. Tercer concilio de Letrán (1179)

12. Cuarto Concilio de Letrán (1215)

13. Primer Concilio de Lyon (1245)

14. Segundo Concilio de Lyon (1274)

15. Concilio de Viena (1311-12)

16. Concilio de Constanza (1414-1418)

17. Concilio de Basilea, Ferrara y Florencia (1431-1445)

18. Quinto Concilio de Letrán (1512-14)

19. Concilio de Trento (1545-1563)

20. Concilio Vaticano I (1870)

21. Concilio Vaticano II (1962-65)

¿Qué fue el Concilio Vaticano II?

El Concilio Vaticano II fue el vigésimo primer (XXI) Concilio Ecuménico. Su nombre deriva del hecho que se celebró en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Fue inaugurado por el Papa Juan XXIII el 11 de octubre de 1962 y fue clausurado por el Papa Paulo VI el 8 de diciembre de 1965.

La principal preocupación del Vaticano II fue abordar las relaciones entre la iglesia católica y el mundo moderno. Como el obispo Christopher Butler, OSB, dijera: el Vaticano II representó el intento de la Iglesia por estudiarse y comprenderse a sí misma. Esta empresa incluyó dos dimensiones, comprender a la iglesia en sí misma a través de una visión retrospectiva de las raíces de la Iglesia en las Escrituras y la Tradición y comprender a la Iglesia en relación con el mundo.


Padre Robert Schoenstene, SSL, es profesor adjunto del Departamento de Exégesis Bíblica y Proclamación de la Universidad Saint Mary of the Lake/Mundelein Seminary.

Elizabeth Nagel, S.S.D., es profesora en el Departamento de Exégesis Bíblica y Proclamación de la Universidad  Saint Mary of the Lake/Mundelein Seminary.

Entrevista y barras laterales por Bob Horning

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass