¿Qué hago con un empleado que le robó a la empresa? | Diocese of Lansing

¿Qué hago con un empleado que le robó a la empresa?

P: Uno de los empleados que superviso robó algunos objetos de oficina de la compañía. He hablado con ella sobre esto, y los devolvió. No quiero lograr que la despidan, pero... ¿Estoy obligado a llenar un reporte oficial?

R: Usted manejó bien el primer paso. Pero su pregunta revela tres puntos de confusión.

En primer lugar, usted reconoció que ella devolvió los objetos. ¿Qué otra cosa podía hacer? ¿Dividir el botín con usted? No se confunda. Robó y probablemente no es la primera vez. ¿Es este el tipo de persona en la que la puede confiar y contar para que sea de provecho para su empresa?

En segundo lugar, no quiere que sea despedida. Eso es admirable. Pero no deje que su compasión confunda la realidad. ¿Cómo es que usted logrará que la despidan? Son las acciones que ella realizó las que conseguirían que la despidan. Esa es la realidad. Deje que la objetividad tome control antes que la compasión.

En tercer lugar, se pregunta sobre su obligación de llenar un informe oficial. El asunto es más profundo que esto. Su obligación es con la justicia – hacia tres partes en el siguiente orden:

Su empleador. Si usted es dueño de la empresa (y de los suministros) podría manejarlo como quiera. Pero no lo es, así no se puede hacerlo. Al dejar de denunciar el robo a su dueño en realidad aumenta el engaño y además viola los derechos de la parte ofendida.

Su subordinado. ¿Protegerla de las consecuencias sería realmente un servicio para con ella? Protegerla de las consecuencias de su robo socava su conciencia ya defectuosa. Aunque la revelación podría ser muy dolorosa, le ayudará a ser más fiel y sabia en el futuro.

Usted. Ser fiel a usted mismo. La justicia es una virtud interna que consiste en la firme y constante voluntad de dar a Dios y al prójimo su merecido. (CIC 1836) y el valor es una virtud que asegura la firmeza en las dificultades y la constancia en la búsqueda del bien.(CIC 1837)

Porque eres una persona amable, querrás darle la opción que ella misma informe del hecho y pida disculpas por su robo. Podría aumentar sus posibilidades de conservar su trabajo y sería bueno para su alma. Si cree que esta táctica esta en concordancia con los protocolos de la empresa, requiérale y confirme que ella revele rápidamente lo sucedido con precisión – diciendo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Así que sea valiente y haga lo correcto. Al final, las tres partes serán bien servidas. Usted tiene la oportunidad envidiable para, de una manera pequeña, avanzar en rectitud en su lugar de trabajo y empujar otra alma más cerca a Dios. Esto es precisamente el por qué hombres y mujeres laicos católicos cumplen su apostolado en el mundo.


Jim Berlucchi es el director ejecutivo del centro Spitzer, cuya misión es construir culturas de evangelización (www.spitzercenter.org).

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass