¿Por qué no tenemos que seguir todas las leyes del Antiguo Testamento? | Diocese of Lansing

¿Por qué no tenemos que seguir todas las leyes del Antiguo Testamento?

¿Por qué no cumplimos con todas las leyes del Antiguo Testamento respecto a la circuncisión, la dieta kosher, etcétera? ¿No dijo Jesús que ni una letra o trazo de la ley pasarían?

La Torá o la ley en hebreo, fue presentada para mantener a la comunidad santa y para distinguirla de todos los demás pueblos. También preparaba y apuntaba hacia la revelación de la nueva creación prometida por Dios a través de los profetas. Para los cristianos, Jesús es esta nueva creación tan esperada. En otras palabras, la ley o Torá, se consumó en Cristo. La ley no ha pasado, se ha cumplido.

Jesús entonces redujo la ley en los dos grandes mandamientos de amar a Dios y amar al prójimo como a uno mismo. Al hacer esto, Jesús puso claramente de relieve el carácter moral de la ley por encima del carácter ritual de la misma. Porque Dios nos ha amado, debemos amarnos unos a otros. En vista de esto, la Iglesia decidió no exigir la adhesión a la ley ritual y poner más énfasis en la ley moral.

Esto lo podemos ver muy pronto en la vida de la Iglesia cuando Pablo argumentó muy fuertemente en contra de exigir a los cristianos gentiles a que observaran la ley ritual judía. Además, podemos señalar una tradición incluso un siglo o dos antes de Cristo que hacia énfasis en la ley moral en lugar de la ley ritual. En Alejandría, Egipto, el judaísmo de la diáspora requería que los gentiles interesados en la tradición judía se ciñeran a las leyes morales, pero no necesariamente las leyes rituales del Pentateuco.
 - Padre Schoenstene

Tal como señalamos anteriormente, la revelación divina es comprendida cada vez más profundamente por el pueblo de Dios con el pasar del tiempo. Un estudio de las leyes del Antiguo Testamento ilustra este proceso. Por ejemplo, Ex. 21:1-2 se declara que un esclavo debe ser liberado al final de su servicio. Una ley posterior, Dt. 15:12-15, expande esta enseñanza, afirmando que cuando un esclavo es liberado, su antiguo propietario no debe enviarlo con las manos vacías, sino que debe ayudarle a conseguir un nuevo comienzo.

Del mismo modo, en los textos que siguen a los dichos de Jesús sobre la letra o trazo de la ley en Mateo, él enseña a sus discípulos a que deben ir más allá de la observancia literal de las regulaciones. En Mt. 5:21-22, después de citar el mandamiento, "no matarás", Jesús añade: "pero yo les digo que cualquiera que se enoje con su hermano, será sujeto a juicio". Por lo tanto, revela un significado más profundo de la ley, es decir, lo que a Dios verdaderamente le importa. En efecto, Jesús se suma a la tradición acerca de cómo las leyes deben ser interpretadas.

Además, en Hechos 15 se describe un concilio de la Iglesia primitiva de Jerusalén, donde un tema a tratar fue lo que los gentiles debían hacer para ser bautizados: ¿debían ser circuncidados y guardar los leyes sobre los alimentos, etcétera? El concilio decidió que habiendo Dios ya concedido el Espíritu Santo a los gentiles, la Iglesia no debía "imponer un yugo" el cual los propios cristianos judíos no eran capaces de soportar.

La Iglesia continúa profundizando cada vez más este proceso de comprensión de la revelación divina, ya que nuevos temas como la investigación con células madre no se mencionan específicamente en la Biblia. Con el fin de entender lo que Dios nos propone sobre esos temas, la Iglesia consulta pasajes bíblicos, por ejemplo, acerca del carácter sagrado de la vida humana, y también estudia cómo estos textos se han interpretado en la tradición.
 - Profesor Nagel


Vaticano II

P: ¿Qué dijo el Concilio Vaticano II sobre la relación entre la Escritura y la tradición?
A: El Concilio Vaticano II abordó la relación entre la Sagrada Escritura y de la tradición sagrada en su Constitución Dogmática sobre la Divina Revelación (Dei Verbum). Al hacerlo, el Concilio dejó claro que la Escritura y la tradición están estrechamente unidas ya que “se unen de alguna manera para formar una sola cosa”. La Escritura y la tradición, de hecho, constituyen “un solo depósito sagrado de la palabra de Dios”. Por lo tanto, la Iglesia recibe su certeza acerca de la verdad revelada de las Escrituras y de la tradición.

Tanto la Escritura como la tradición comparten la misma fuente divina. La Escritura, por supuesto, es la palabra inspirada por Dios. Al mismo tiempo, la tradición y el magisterio tienen sus raíces en la sucesión apostólica, instituida por Jesucristo, la suma de la revelación de Dios a la humanidad, y ha sido preservada por Pedro, “la roca”, sobre la que Jesús edificaría su Iglesia, al presente.

En palabras de Dei Verbum, “La Sagrada Escritura es la palabra de Dios, ya que se pone por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo. Y la tradición transmite, en su totalidad, la palabra de Dios, que ha sido confiada a los Apóstoles por Cristo Señor y el Espíritu Santo”. Esta transmisión de la palabra de Dios se lleva a cabo a través de la sucesión apostólica de modo que pueda ser preservada fielmente, así como expuesta y extendida por su predicación.

Pregunta sobre el Catecismo

P: A pesar de que la fe está por encima de la razón, sigue siendo razonable. El Catecismo enseña que “no puede haber ninguna discrepancia real entre fe y razón. Puesto que el mismo Dios que revela los misterios e infunde la fe ha otorgado la luz de la razón en la mente humana, Dios no puede negarse a sí mismo, ni puede negar ni contradecir a la verdad”. A pesar de esto, no creemos porque las verdades reveladas aparezcan como verdaderas e inteligibles a la luz de nuestra razón natural. ¿Cuál es la base de nuestra creencia?

R: Creemos “a causa de la autoridad de Dios mismo que revela y que no puede engañarse ni engañarnos”. (CIC 156)


Los Profesores del Seminario hablan sobre las Escrituras
  Padre Robert Schoenstene, SSL, es profesor adjunto del Departamento de Exégesis Bíblica y Proclamación de la Universidad Saint Mary of the Lake/Mundelein Seminary.
  Elizabeth Nagel, S.S.D., es profesora en el Departamento de Exégesis Bíblica y Proclamación de la Universidad  Saint Mary of the Lake/Mundelein Seminary.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass