¿Podemos disfrutar de la Pascua sin el Conejo de Pascua? | Diocese of Lansing

¿Podemos disfrutar de la Pascua sin el Conejo de Pascua?

P: Me encanta la tradición del Conejo de Pascua, pero no quiero quitarle su significado real a la Pascua. ¿Cómo puedo incorporar la diversión sin perder de vista la resurrección?

R: La expresión de las creencias religiosas se entrelaza con la cultura. Cuando yo era niña, mi abuela me enseñó cómo honrar a María haciendo arreglos florales para dejar en las puertas de nuestros vecinos el Primero de Mayo. Ella me explicó que los niños irlandeses vienen celebrando de esta manera por siglos. Años más tarde, descubrí que la tradición se originó en la Irlanda precristiana. La fiesta del Primero de Mayo, o el Bealtaine (Buenfuego en irlandés), marcó un día en que las fuerzas místicas eran activas; las hadas no entrarían en una casa adornada con flores. Me di cuenta de que una antigua tradición gaélica se había integrado con el cristianismo centrándose en María, la madre de Cristo. Muchas tradiciones culturales se han asociado con Pascua, Navidad y otros días santos.

Huevos y el Conejo de Pascua. Catholicculture.org describe símbolos y comida de Pascua. Los huevos han sido símbolos de la primavera desde los tiempos pre-cristianos, pero más tarde se convirtieron en símbolos de Cristo saliendo de la tumba en la nueva vida de la resurrección. La carne, los productos lácteos y los huevos fueron prohibidos durante la Cuaresma durante muchos siglos. Por supuesto, las gallinas continuaron poniendo huevos, y éstos fueron puestos a un lado para romper el ayuno de Cuaresma en Pascua. Las cacerías de huevos de Pascua eran comunes, aunque la historia detrás de los huevos variaba según el país. En Francia, se decía que los huevos se dejaban caer en patios y jardines por las campanas de las iglesias que volaban sobre sus cabezas. En Alemania, los huevos fueron entregados por el Conejo de Pascua; de hecho, ¡un libro alemán de los años 1500 habla de esta tradición!

Haga que la Cuaresma y la Pascua sean significativas. Establezca tradiciones familiares durante la Cuaresma. Por ejemplo, encuentre libros que cuenten la historia de los santos que comparten sus nombres con sus hijos. Pase 15 minutos cada noche en Cuaresma leyendo los libros juntos como una familia. Haga un calendario con las fechas de cada aniversario de bautizo de cada miembro de la familia, y decida como familia cómo se celebrarán estas fechas especiales. Ordenar las cajas de juguetes y armarios para encontrar elementos que pueden ser donados a otros. Eche un vistazo a los programas de Cuaresma familiar patrocinados por su parroquia. Es probable que estas tradiciones generadas por la familia tengan un sentido significativo a lo largo del tiempo. Sea flexible para que, a medida que sus hijos crecen, se puedan hacer cambios apropiados para cada edad.

Enfatice el triduo Pascual. En lugar de centrarse en la llegada del Conejo de Pascua, destaque el Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Pascua. Lea versículos bíblicos que se relacionan con cada día, y luego pida a sus hijos que dibujen y coloreen imágenes para que reflexionen en las Escrituras. En lugar de decorar su casa con imágenes seculares, utilice sus dibujos. Si usted lamina las imágenes, para agregarlas a su colección de arte sobre el triduo cada año. Coloree los huevos el Sábado Santo y explique por qué el huevo es un símbolo de Pascua. Encuentre pegatinas religiosas y haga que los niños decoren los huevos con ellas una vez que se hayan secado. Sus hijos pueden disfrutar de la diversión momentánea del Conejo de Pascua en el contexto de un viaje significativo a través de Cuaresma que conduce a la alegría de la resurrección.

La Dra. Cathleen McGreal es profesora de psicología y directora espiritual certificada.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass