Mi madre está interfiriendo con mis reglas para el cuidado de niños | Diocese of Lansing

Mi madre está interfiriendo con mis reglas para el cuidado de niños

P: Mi madre estaba visitándome, mientras yo cuidaba a mi sobrino. Cuando él sacó algo de la nevera, lo que está permitido en mi casa, y en la de él, ella lo regañó. ¿Cómo honro a mi madre, pero sin ceder al respecto?

R: A menudo, cuando la familia y los amigos vienen de visita, decimos: "Siéntete como en tu casa." Por supuesto, ya que las normas varían en cada hogar, esto puede dar lugar a algunos momentos difíciles. Si a esto agregamos la supervisión de los niños, la situación se vuelve aún más compleja. En este caso, era natural que tu madre siguiera las directrices que hace cumplir en su casa. Sin embargo, ya que es tu casa, es a ti a quien corresponde establecer las reglas. Puedes respetar a tu madre y al mismo tiempo seguir dirigiendo tu casa conforme a tus propias reglas.

Busca un momento en privado para hablarle. Puede ser que tu madre simplemente este haciendo las cosas tal como ella acostumbra y ni siquiera se dé cuenta de que haya diferentes normas en tu casa. Puede ser que el dinero escasease cuando ella era niña y sus padres vigilaban el consumo de alimentos para asegurarse de que nadie pasase hambre. ¡Tal vez, cuando eran adolescentes, tú y tus hermanos comían directamente de la nevera los alimentos que ella tenía planeado cocinar para la cena! Cualquiera que sea la razón de ser de sus reglas, ella tiene que respetar las reglas de tu hogar. No tengas esta conversación con ella en la cocina en frente de su sobrino. En vez de eso, tómate un tiempo para hablar de esto cuando no estés distraída en tu papel de niñera. Al dialogar en privado, ella no sentirá que su autoridad como "abuela" está siendo desafiada en frente de su nieto. ¡Después de todo, en su casa, tu sobrino necesita recordar que debe preguntar antes sacar algo de la nevera! Es importante que le digas que te sentiste incómoda cuando ella disciplinó a tu sobrino cuando él se estaba comportando correctamente conforme a los que sus padres y tú consideran apropiado en sus casas. Explícale que tú le ayudarás a hacer cumplir sus normas en su casa, pero que esperas que ella haga lo mismo en la tuya.

Los padres tienen que dejar que los hijos adultos asuman sus responsabilidades. Nuestro catecismo señala que el proceso de dejar ir viene con la paternidad: "Cuando se convierten en adultos, los hijos tienen el derecho y el deber de elegir su profesión y estado de vida. Ellos deben asumir sus nuevas responsabilidades dentro de una relación de confianza con sus padres, voluntariamente pedir y recibir su consejo y consuelo" (CIC 2230). Se trata de una cuestión de encontrar el equilibrio en esta nueva dinámica familiar. Los abuelos deben actuar si las decisiones de un hijo adulto pudieran conducir a daño. Por ejemplo, que un hijo adulto conduzca a un niño sin un asiento de seguridad o cinturón de seguridad exigiría la intervención de los abuelos. Sin embargo, las personas a menudo tienen definidas claramente las decisiones cotidianas. En ellas tenemos la oportunidad de decidir, por ejemplo, si los zapatos se dejan en la puerta principal o son usados en toda la casa - incluso si esto no era lo que se hacía en la casa de tus padres. Como adulto, puedes respetar las opiniones de tus padres, pero debes tomar tus propias decisiones.


La Dra. Cathleen McGreal es profesora de psicología y directora espiritual certificada.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass