Me encanta cuidar a mi hijo que tiene necesidades especiales, pero me estoy sintiendo abrumada | Diocese of Lansing

Me encanta cuidar a mi hijo que tiene necesidades especiales, pero me estoy sintiendo abrumada

P: Tenemos un niño con necesidades especiales y yo me quedo en casa para cuidar de él. Yo le quiero mucho y no lo cambiaría por nada, pero me estoy sintiendo abrumada. Siento como si no tuviera un respiro, ni hubiera una luz al final del túnel. A veces la maternidad parece abrumadora. ¿Qué puedo hacer para continuar con el día a día?

R: Cuando mi hermano, Tim, fue herido de gravedad, la vida de mi mamá cambió dramáticamente. A veces la jornada de las madres es lo que anticipamos.

Está bien llorar por tus sueños perdidos. Cuando te casaste, probablemente imaginabas que te depararía el futuro. No es probable que hayas esperado enfrentar los desafíos de cuidar a un niño con necesidades especiales. Permítete un tiempo para el duelo por la pérdida de esos sueños. Las satisfacciones y alegrías de la maternidad seguirán siendo tuyas para saborearlas, pero tu camino será diferente de lo que esperabas.

Cuida de ti misma, también. Ser padres puede ser física y emocionalmente agotador. Cuando un niño necesita cuidados especiales, el trabajo se intensifica – es natural que te sientas agobiada. ¿Qué puedes hacer para mejorar tus patrones de sueño? La falta de sueño hace que las tareas cotidianas sean más difíciles. Planea comidas sencillas pero saludables y compra bocadillos nutritivos. Programa maneras de cuidar de ti misma. Encuentra un ejercicio de DVD que te guste, y ¡saca tiempo para ponerte en movimiento! O compra un aparato para remojarte los pies y sales aromáticas, pon tus canciones favoritas y disfruta. Habla con tu esposo y vean en qué momentos él puede asumir el control para que tu puedas visitar a tus amigas. ¡Planeen tiempo especial para pasarlo juntos, también!

¡Mantente conectada! The National Family Caregivers Association (una asociación de personas que cuidan de sus familiares [www.thefamilycaregiver.org/]) inició un programa por internet para conectar a los cuidadores. La NFCA ofrece recursos y sugerencias. Una idea, por ejemplo, es "Cuándo las personas se ofrecen a ayudarte, acepta la oferta que te hacen y sugiéreles cosas específicas que puedan hacer". ¿Hay algún un vecino dispuesto a venir dos veces a la semana para que puedas caminar por el barrio durante 15 minutos? ¿Tal vez un amigo pueda encontrarte recursos comunitarios útiles? Haz una lista de las tareas que son desafiantes y cómo otros pueden ayudarte con ellas. Comparte tus ideas con un miembro del personal de tu parroquia y ve si hay una manera de que tu comunidad de fe pueda apoyarte. Busca un grupo de apoyo de modo que puedas compartir tus experiencias con otras madres.

Ora y déjate abrazar por el amor de Dios, sobre todo cuando te sientas abrumada. "Estamos afligidas, pero no agobiadas; perplejas, pero no desesperadas" (2 Corintios 4:08).


La Dra. Cathleen McGreal es una profesora de psicología y directora espiritual certificada.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass