La cultura del no-compromiso | Diocese of Lansing

La cultura del no-compromiso

El Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia, celebrado en octubre de 2014, y el Sínodo Ordinario de la Familia, celebrado en octubre de 2015, han hecho de la reflexión sobre la vocación y la misión de la familia muy oportuna, tanto en la Iglesia como en el mundo moderno. Durante el próximo año, por lo tanto, Teología 101 explorará la enseñanza de la Iglesia sobre muchos de los temas abordados por los dos sínodos.

El documento preparatorio del Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia afirma que hay una cultura de no-compromiso y la presunción de que el vínculo matrimonial puede ser temporal entre las muchas nuevas situaciones que requieren la atención de la Iglesia y el cuidado pastoral. La Relatio Synodi, o el informe final del Sínodo Extraordinario, vuelve a revisar este tema y afirma que esta cultura del no-compromiso representa una amenaza directa a la institución del matrimonio y, por consecuencia, a la familia.

Excesivo individualismo

En 2009, la asociación “Children’s Society”, una organización con sede en el Reino Unido que se dedica a la lucha contra la pobreza y el abandono infantil, señala al excesivo individualismo de los padres como la amenaza número 1 contra los niños. El excesivo individualismo es una mentalidad que afirma que el primer deber del individuo es hacer uso de su propia vida de forma exclusiva pensando solo en él, en lugar de contribuir al bien de los demás.

El informe final del Sínodo Extraordinario de los Obispos también hace referencia a este fenómeno y apunta a su impacto negativo sobre las actitudes hacia el matrimonio y la familia:

Por otro lado, la misma consideración debe darse al creciente peligro que representa un individualismo preocupante que deforma los lazos familiares y termina considerando cada componente de la familia como una unidad aislada, lo que lleva, en algunos casos, a la idea de que una persona es formada de acuerdo con sus propios deseos, y que estos son considerados absolutos. A esto se suma la crisis de fe, que se evidencia entre un gran número de católicos, que a menudo causa la crisis en el matrimonio y la familia. (5)

El Papa Francisco también se refirió a la peligrosidad de este creciente individualismo en su discurso ante el Parlamento Europeo en noviembre de 2014. Señaló que una concepción excesivamente individualista de los derechos, nacida del egoísmo, conduce a una falta de preocupación por los demás y engendra un individualismo indiferente, como lo demuestra el culto a la opulencia y la cultura de usar y tirar que nos rodea.                                        

El impacto de la cultura y la organización social

Además del excesivo individualismo, el informe final indicó que la cultura contemporánea en general de la sociedad y su organización contribuyen significativamente a la cultura del no-compromiso. Por ejemplo, la pobreza y el desempleo pueden desalentar el matrimonio, especialmente entre los jóvenes. La omnipresencia de la pornografía y la comercialización del cuerpo pueden impedir la madurez afectiva de la pareja y, por lo tanto, desestabilizar las familias. Además, otros factores de organización social, tales como la crisis demográfica, la dificultad de criar a los hijos, la vacilación para acoger una nueva vida y la noción de que las personas mayores son una carga pueden contribuir en contra de la formación de las familias.

La respuesta de la Iglesia

Frente a tales realidades socioculturales abrumadoras, que en última instancia pueden triturar pensamientos sobre el matrimonio, así como matrimonios reales y familias enteras, no se puede negar que existe un sentimiento general de impotencia. Sin embargo, la Iglesia entiende que ninguna persona o realidad sociocultural existe en forma aislada. Como escribió el Papa Benedicto XVI en su encíclica Caritas in veritate, las estructuras políticas, económicas, sociales, ambientales, tecnológicas y espirituales de la sociedad son el resultado de los actos humanos individuales y colectivos en relación con Dios, al prójimo, el yo y la creación.

En otras palabras, no es que seamos sólo víctimas de fuerzas impersonales que actúan al margen de nosotros, sino que en realidad somos agentes que ayudan a crear estas fuerzas. Todo acto humano es, de hecho, un acto en relación. En consecuencia, las decisiones y las relaciones individuales crean la sociedad en que uno vive. Esta sociedad actúa entonces en relación al individuo de una manera similar.

Esto significa que no somos impotentes frente a estas diversas realidades socioculturales. Al ordenar nuestras propias vidas para el bien, la verdad y la belleza, podemos contribuir a una cultura con razón ordenada en la que el matrimonio y la familia pueden florecer.

El matrimonio como un antídoto contra el individualismo egoísta

El antídoto a una cultura de no-compromiso que está basada y caracterizada en un individualismo excesivo es el testimonio de una vida ordenada hacia los dos grandes mandamientos: Amar a Dios (y, por lo tanto, a nosotros mismos, ya que Dios es nuestro bien más grande), y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (es decir, querer que su mayor bien, que también es Dios). El matrimonio en sí puede ser un antídoto a una cultura de individualismo egoísta porque llama al hombre y a la mujer a una relación de donación recíproca. Puede ser un antídoto a una cultura de no-compromiso, precisamente por el compromiso total que requiere. Tal vez esto explica el énfasis que el informe final del Sínodo Extraordinario de los Obispos hace en relación a la necesidad del testimonio alegre de las personas casadas y las familias. Con este testimonio, la cultura puede ver y experimentar el "Evangelio de la Familia", que responde a las expectativas más profundas de una persona y es "una respuesta a la dignidad de cada uno y a la realización completa en  la reciprocidad, la comunión y la fecundidad". 

Pregunta sobre el catecismo

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo moderno están en el centro de los dos sínodos de obispos. Pruebe su propio conocimiento de la enseñanza de la Iglesia sobre la familia, respondiendo a lo siguiente:

_________ es el mayor mandamiento social.

A. Caridad

B. Justicia

C. Sabiduría

D. Esperanza

Respuesta: (A) Caridad. De acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica, "Respetar a los demás y a sus derechos. Requiere la práctica de la justicia, y sólo ella nos hace capaces de hacerlo. Inspira una vida de entrega de sí mismo: "El que pretenda guardar su vida, la perderá, pero el que la pierda se salvará" (CIC 1889).

De un vistazo: Una cultura de no-compromiso

Una crisis de fe nos ha llevado a una crisis en el matrimonio y en la familia. Juntas, estas crisis, han incrementado una progresiva cultura de no-compromiso que erosiona aún más la fe, el matrimonio y la familia.

De acuerdo a la investigación realizada en el 2012 por el Pew Research Center, el 20 por ciento del público de los Estados Unidos – y un 33 por ciento de los adultos menores de 30 años – no tienen ningún tipo de afiliación religiosa hoy en día. Lo que es más, los no afiliados a ninguna religión no están buscando religión alguna. La gran mayoría piensan que las organizaciones religiosas están muy interesadas en el dinero y el poder, están enfocadas en las reglas y demasiado involucradas en la política.

El impacto en aspectos relacionados al matrimonio y la familia

En octubre de 2007, el Centro de Investigaciones “Center for Applied Research in the Apostolate” (CARA) de la Universidad Georgetown publico los resultados de una encuesta titulada “El matrimonio en la Iglesia Católica: Una encuesta a estadunidenses católicos”. Abajo encontrará algunos de los resultados bajo el título, “Algunos datos”.

Algunos datos

Interés en la enseñanza de la Iglesia en relación a temas matrimoniales entre católicos en los Estados Unidos:

30% El compromiso, la fidelidad y la lealtad
26% El divorcio, la anulación y las segundas nupcias
23% La apertura a tener hijos


Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass