Humanae Vitae | Diocese of Lansing

Humanae Vitae

En Teología 101 de este año, exploramos las enseñanzas de la Iglesia sobre la Iglesia Doméstica y la belleza del matrimonio.

Humanae Vitae

El documento final del Sínodo extraordinario de obispos sobre la familia (18) se refiere a la carta encíclica del 25 de julio de 1968, Humanae Vitae (De la vida humana), por el Beato Papa Pablo VI para mostrar “el vínculo íntimo entre el amor conyugal y la generación de vida”. Esta encíclica, subtitulada “Sobre la regulación de la natalidad”, afirmó la enseñanza de la Iglesia sobre la santidad de la vida, la paternidad responsable y la naturaleza procreativa y unitiva del acto matrimonial.

En 1963, el Papa San Juan XXIII había establecido la Comisión Pontificia de Control de la Natalidad para estudiar problemas de población. El Papa Pablo VI amplió más tarde el tamaño de esta comisión. En 1966, la comisión propuso que el Papa usara su autoridad para aprobar al menos alguna forma de anticoncepción para parejas casadas, con la implicación de que la anticoncepción artificial podría no ser intrínsecamente mala. La comisión argumentó que el uso de anticonceptivos debe tratarse como una extensión del método ya aceptado de calcular naturalmente los períodos infértiles de la mujer con el fin de evitar intencionalmente el embarazo y regular así los nacimientos.

Sin embargo, una minoría dentro de la misma comisión emitió un informe separado oponiéndose a la posición de la mayoría. Argumentaron que el cambio de la enseñanza de la Iglesia constituiría una admisión de que el Espíritu Santo había fallado en proteger a la Iglesia de un error muy serio que había llevado a los líderes de la Iglesia a condenar miles de actos humanos en última instancia inocentes.

Dos años más tarde, el Papa Pablo VI explicó en Humanae Vitae (6) que las conclusiones de la comisión no le relevaban del deber de ejercer su propia diligencia al considerar las cuestiones ante la Iglesia –un requisito que era tanto más necesario dado que la propia comisión se dividió en sus conclusiones finales. Al final, el Papa rechazó las recomendaciones de la comisión en la encíclica, permitiendo explícitamente la planificación natural de la familia.

En breve

En Humanae Vitae, el Papa Pablo VI enfatizó que el amor matrimonial implica la totalidad de los cónyuges. En el matrimonio, cada uno está llamado a entregarse a sí mismo incondicionalmente al otro en un amor fiel, exclusivo y fértil, es decir, el amor casado se ordena hacia la paternidad.

Además, debido a que la ley natural revela que el acto matrimonial es inseparablemente unitivo y procreador, un acto que tiene el efecto de perjudicar la capacidad de transmitir la vida contradice la ley natural y, por tanto, la ley eterna, la misma sabiduría de Dios dirigiendo toda Creación a su debido final. Por esta razón, el control artificial de la natalidad, la esterilización y el aborto "tendrían que ser excluidos absolutamente, como vía lícita para la regulación de los nacimientos”. Cada uno de ellos contraviene las leyes de la concepción que nos permiten ser los “administradores del plan establecido por el Creador”.

Al mismo tiempo, el Papa afirmó que la paternidad responsable podría retrasar el engendrar hijos “por graves motivos y con el debido respeto a la ley moral”. Sin embargo, esto “debe hacerse respetando el orden establecido por Dios”. En otras palabras, esto debe hacerse trabajando con " los ciclos naturales inmanentes en el sistema reproductivo”. La distinción clave entre este enfoque, lo que ahora llamaríamos planificación natural de la familia, y medios artificiales de control de la natalidad es que este enfoque natural permanece abierto al diseño de Dios.

Las cuatro predicciones

El Papa Pablo VI también hizo cuatro claras predicciones en Humanae Vitae (17) sobre lo que sucedería tanto al matrimonio como a la sociedad si la enseñanza de la Iglesia fuera ignorada y la anticoncepción generalmente aceptada. En primer lugar, habría una disminución general de los estándares morales en toda la sociedad y un aumento de la infidelidad. En segundo lugar, habría una pérdida de respeto por las mujeres, ya que podrían reducirse a "considerarla como simple instrumento de goce egoísta" de los deseos de otros. En tercer lugar, habría un aumento en el uso coercitivo de las tecnologías reproductivas por parte del gobierno. Después de todo, el Papa pregunta: "¿Quién culpará a un gobierno que en su intento de resolver los problemas que afectan a un país entero recurre a las mismas medidas que son consideradas legítimas por los casados en la solución de una dificultad familiar?" Finalmente, predijo que habría un aumento en la creencia de que una persona tiene un dominio ilimitado sobre su propio cuerpo.

Como sabemos, la anticoncepción artificial, la esterilización y el aborto han sido ampliamente aceptados en todo el mundo. De hecho, los aspectos procreativos y unitivos del acto matrimonial que Humanae Vitae trató de mantener han sido separados y los frutos que emanan de este acto de ruptura son abundantes.

Pregunta sobre el catecismo

Pon a prueba tu conocimiento de la enseñanza de la Iglesia sobre la familia, respondiendo a lo siguiente:

La unión del hombre y de la mujer en el matrimonio es una manera de...

A. experimentar la auto-realización y el amor propio.

B. imitar en la carne la generosidad y la fecundidad del Creador.

C. imitar en la carne la ley de la naturaleza.

D. tanto b como c

 

Respuesta: B) Imitar en la carne la generosidad y la fecundidad del Creador (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2335)

Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass