Familias monoparentales | Diocese of Lansing

Familias monoparentales

El Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia en octubre de 2014 y el Sínodo Ordinario de la Familia en octubre de 2015 han hecho que la reflexión sobre la vocación y misión de la familia, tanto en la Iglesia como en el mundo moderno, sea muy oportuna. En 2016, Teología 101 continuará explorando la enseñanza de la Iglesia sobre muchos de los temas que fueron considerados por los dos sínodos.

El destino de la humanidad

Con el fin de proporcionar el contexto necesario para hablar sobre la familia monoparental, primero debemos tener presente nuestro fin último. El Catecismo de la Iglesia Católica afirma en el primer párrafo de la primera página que fuimos creados libremente y por amor por Dios para la vida eterna en la comunión con Dios. Comunión con Dios, que se ha revelado como una amante comunión trinitaria de Padre, Hijo y Espíritu Santo, éste es el destino previsto para la humanidad.

De eso se desprende que, si queremos realmente vivir y estar más llenos de vida, tiene sentido que estemos en armonía con aquello para lo que hemos sido hechos. La comunión con Dios, es decir, tener una misma mente, con un mismo amor, unidos de corazón, siendo del mismo sentir con Dios (Fil 2: 2), esto se convierte en el objetivo y fundamento de la vida cristiana. Una de las maneras en las que vivimos en comunión con Dios es a través de la familia, que de acuerdo con el catecismo es la unión entre un hombre y una mujer en el matrimonio con sus hijos.

La familia es la célula original de la vida social. Es una comunidad donde uno puede aprender los valores morales, comenzar a honrar a Dios y ejercer la libertad en el buen sentido. La familia ofrece oportunidades para cuidar y responsabilizarse de los jóvenes, los ancianos, los enfermos, los discapacitados y los pobres. Es una iniciación a la vida en la sociedad, la familia nos enseña a ver a los demás como hermanos y hermanas de nuestro único Padre Celestial.

Comunión en la comunión

La familia cristiana está fundada en la comunión de personas que es el matrimonio; en "la comunidad íntima de vida y amor que constituye el estado matrimonial". En la Carta Pastoral de 2009 "Matrimonio: Amor y la Vida en el Plan Divino", la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos (USCCB) declaró: "Por medio del bautismo, los hombres y las mujeres se transforman, por el poder del Espíritu Santo, en una nueva creación en Cristo. Esta nueva vida en el Espíritu Santo cura a los hombres y mujeres del pecado y los eleva a compartir la vida propia divina de Dios. Es dentro de este nuevo contexto cristiano que Jesús ha elevado el matrimonio entre bautizados a la dignidad de sacramento. El sana al matrimonio y lo restaura a su pureza original de donación permanente en una sola carne”. (ver Mt 19: 6)

La familia monoparental

El documento final del Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia en octubre de 2014 (8) reconoce que muchos "niños nacen fuera del matrimonio, en gran número en algunos países, muchos de los cuales crecen posteriormente con sólo uno de sus padres o en una familia mezclada o reconstituida”. Además de estos nacimientos "fuera del matrimonio", el divorcio, la separación, el abandono de un cónyuge y la muerte de un cónyuge, todo ello contribuye al aumento de las familias monoparentales que vemos hoy en día en todo el mundo.

La respuesta de la Iglesia

La Iglesia necesariamente y con razón afirma la santidad e indisolubilidad del matrimonio. La Iglesia afirma también el derecho de todo niño a nacer en el contexto del compromiso y del amor un matrimonio, ya que este ofrece las mejores condiciones para la crianza de los niños.

Los obispos de Estados Unidos han señalado reiteradamente que un matrimonio comprometido es el fundamento de una familia. En su documento de 1994 Sigue el camino del amor, se afirma que el matrimonio "fortalece a todos los miembros, permite responder mejor a las necesidades de los niños, y hace que la iglesia doméstica sea un signo eficaz de Cristo en el mundo".

Al mismo tiempo, la Iglesia es también consciente de que la gente lucha con su propia debilidad y, a veces, se encuentran con enormes retos en la vida en su intento de seguir el camino de la fe. Por esta razón, la Iglesia ha sido clara, por ejemplo, en el documento final del mencionado sínodo extraordinario, se dice que "la gente tiene que ser aceptada en las circunstancias concretas de la vida". (11)

El Sínodo pidió que se respete a los que sufren injustamente a causa de las acciones o la muerte de un cónyuge. El cuidado pastoral, asistencia material y la orientación deben ser dirigidas a las familias monoparentales para ayudarlas a soportar la responsabilidad de proporcionar un hogar y criar a sus hijos.

Pregunta sobre el Catecismo

La vocación y la misión de la familia, en la Iglesia y en el mundo moderno, está en el centro de los dos sínodos de obispos. Pruebe su propio conocimiento de la enseñanza de la Iglesia sobre la familia, respondiendo a lo siguiente:

Los padres reciben la gracia de recibir la responsabilidad y el privilegio de evangelizar a sus hijos a través del sacramento del/de la...

A. Bautismo

B. Eucaristía

C. Matrimonio

D. Confirmación

A grandes rasgos

Seguir el camino del amor

Al final, tal vez, el documento: Seguir el Camino del Amor capta más apropiadamente el tono pastoral de la respuesta de la Iglesia a los padres solteros:

Padres solteros/Madres solteras: afrontar con todas las responsabilidades de la paternidad/maternidad por sí mismo es un reto que toca el corazón mismo de su vida. Nosotros, los obispos, expresamos nuestra solidaridad con ustedes. Instamos a todas las parroquias y comunidades cristianas a que les den la bienvenida, para ayudarles a encontrar lo que necesitan para una buena vida familiar, y que les ofrezcan la amistad amorosa que es una señal de nuestra tradición cristiana.

Donde exista una familia y el amor todavía se mueva a través de sus miembros, la gracia estará presente. Nada - ni siquiera el divorcio o la muerte - pueden poner límites al amor gratuito de Dios. Y así, reconocemos el valor y la determinación de las familias con un padre o una madre crían a los hijos. De alguna manera ustedes cumplen con su llamado de crear un buen hogar, cuidar de sus hijos, mantener un trabajo y llevar a cabo las responsabilidades en el barrio y la iglesia. Ustedes reflejan el poder de la fe, la fuerza del amor y la certeza de que Dios no nos abandona cuando las circunstancias los dejan solos en la crianza de los hijos.

Algunos datos

13,7 millones

Número aproximado de padres/madres solteros/as en los EE.UU.

22 millones de niños están siendo criados por padres/madres solteros/as en los EE.UU.

82,2%

Porcentaje de madres con custodia

14,8%

Porcentaje de la población que vive en la pobreza en los EE.UU. en 2014

30,4%

Porcentaje de madres solteras y sus hijos que viven en la pobreza en 2009


Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass