¿Es usted salvo? | Diocese of Lansing

¿Es usted salvo?

"¿Estás salvado?" ¿Cuántas veces te has hecho esta pregunta? ¿Y cuántas veces nos hemos hecho esta misma pregunta acerca de otros que no comparten nuestra fe cristiana? Hace cincuenta años, los obispos del mundo se reunieron en Roma para el Concilio Vaticano II y se habló subre este segundo punto. Específcamente en su decreto, Nostra Aetate, que trata sobre la relación de la Iglesia Católica con las religiones no cristianas. Este decreto parte de la posición presentada en la Lumen Gentium, "los que todavía no han recibido el Evangelio están relacionados de diversas maneras al Pueblo de Dios. "(LG, 16)

Partiendo de la verdad de que todos vienen de Dios y todos están siendo llamados a la comunión con Dios. Cada religión tiene por objeto responder a las preguntas últimas sobre el origen, propósito y fin de la humanidad: "¿Cuál es el significado, el objetivo de nuestra vida? ¿Qué es el bien moral? ¿Qué es el pecado? ¿De dónde proviene el sufrimiento y a qué propósito sirve? ¿Cuál es el camino a la verdadera felicidad? "(NA, 1)

Cada religión no cristiana trata de abordar los anhelos del corazón humano "proponiendo formas, doctrinas, normas de vida y ritos sagrados". (NA, 2) Todo lo que es verdadero y santo en estas cuestiones, la Iglesia Católica venera, porque lo que es cierto es un reflejo de Jesús, que es el camino, la verdad y la vida. (Jn 14, 6) Por lo tanto, los obispos instaron a todos a participar en el diálogo, la prudencia y el amor, con los seguidores de otras religiones.

Los obispos citan especialmente nuestra relación con el Islam, el reconocimiento de las muchas verdades y valores en poder de los musulmanes. Llegaron a la conclusión: "Dado que en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a olvidar el pasado y trabajar sinceramente en la comprensión mutua, así como para promover y preservar la cooperación para el en beneficio de toda la humanidad la justicia social, los bienes morales, así como la paz y la libertad". (NA 3)

Por supuesto, los obispos reconocieron nuestra relación especial y particular con el judaísmo, donde el cristianismo tiene sus raíces y fundamentos. A pesar de que la mayoría del pueblo judío no aceptó a Jesús como el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento, sabemos que Dios los ama y es fiel a sus promesas con ellos. Los obispos también condenaron cualquier persecución del pueblo judío o cualquier antisemitismo. En lugar de ello, hemos de imitar a Cristo, cuyo amor, fue incluso hasta su muerte en la cruz, ese el modelo de nuestra conducta.

Los obispos luego concluyeron: "No podemos llamar verdaderamente a Dios, el Padre de todos, si nos negamos a tratar de una manera fraternal" a los demás, ya que cada uno ha sido creado a imagen de Dios.

No hay motivos para ningún tipo de discriminación entre nosotros y los seguidores de estas religiones porque todos compartimos la dignidad humana común. (NA 5)

Ahora, para volver a la pregunta inicial, ¿dónde nos lleva todo esto como católicos? Otro documento del Concilio llamado Ad Gentes, que trata sobre la obra misionera de la Iglesia, tiene esto que decir: "Dios puede guiar a aquellos, que, por causas ajenas a su cuenta, son ignorantes del Evangelio hacia la fe sin la cual es imposible agradar a Dios, y Él los puede guiar por caminos que Él sólo conoce. Aun así la Iglesia todavía tiene la obligación y también el derecho sagrado de evangelizar a todos los hombres". (AD, 7) Por lo tanto, demos todos testimonio de nuestro amor a Jesús y así hacerle conocido por todos, trayendo la plenitud de la verdad a sus búsquedas del sentido de la vida. De esta manera, estamos verdaderamente proporcionando pan para el mundo.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass