Ella dice: "Es mi cuerpo. Yo puedo hacer que lo que quiera." | Diocese of Lansing

Ella dice: "Es mi cuerpo. Yo puedo hacer que lo que quiera."

Ella dice: "Es mi cuerpo. Yo puedo hacer que lo que quiera."

Jenny dice: Es mi cuerpo – no es el de Mike. No creo que sea de su incumbencia si me hago un tatuaje. Yo no le digo que se afeite la barba.

Él dice: "Hacerse un tatuaje es inmoral".

Mike dice: Jenny quiere hacerse un tatuaje – yo estoy muy en contra de esto y creo que es inmoral "desfigurar" nuestros cuerpos de esa manera. Estamos discutiendo todo el tiempo al respecto.

¿Qué deben hacer?:

El desacuerdo de Mike y Jenny suena más como dos niños peleándose por el último pedazo de caramelo pensando solamente en ellos mismos. En una pareja casada, no hay lugar para pensar que lo que es correcto para "mí" – es lo que es correcto para "nosotros". Cuando las Escrituras nos dicen que "los dos serán uno," no es una sugerencia – eso es lo que Dios pide de nosotros.

“Los dos serán uno” implica mutualidad, respeto y entrega desinteresada de uno a otro. Riñas y peleas continuas no son el plan de Dios para el matrimonio.

En vez de pelearse por el tema, les recomendamos a Jenny y Mike que dialoguen; no se trata de hacerse un tatuaje o afeitarse la barba, sino sobre los sentimientos. Discutir los "temas" sin discutir sentimientos rara vez construye una relación. Discutir los sentimientos detrás del tema conduce a una solución más a menudo.

Frecuentemente los desacuerdos se dan cuando uno de los cónyuges, desconoce o ignora los sentimientos del otro; incluso podrán estar de acuerdo uno con el otro cónyuge, pero si sus sentimientos son ignorados y no discutidos, la relación será dañada.

Nuestra experiencia es que hay al menos dos niveles en cada desacuerdo – el tema u objeto del desacuerdo y los sentimientos de cada cónyuge. Los sentimientos son a menudo difíciles de articular de forma  precisa y por ello, rara vez se discute acerca de ellos. Mike y Jenny harían bien si se centraran en los sentimientos, por ejemplo ¿Cómo se siente Mike cuando Jenny no puede entender su posición, e igualmente ¿Cómo se siente Jenny cuando Mike no trata de entender su opinión? Para aquellos que recién empiezan  sería bueno que dialoguen sobre: “¿Cómo hace que me sienta cuando no intentas entenderme?" Asimismo, "¿Cómo me hace sentir cuando ignoras mi posición y mis sentimientos?" Háganse un espacio en sus atareados horarios para trabajar esos temas y hablar sobre sus sentimientos, esto  puede tener un efecto positivo en el respeto y la honestidad dentro de su compromiso mutuo; por lo que su matrimonio será más fuerte.

Una vez que hayan dialogado sobre los sentimientos, Mike y Jenny estarán listos para dialogar sobre el tema del tatuaje. Para Mike, podría ser una historia de connotaciones negativas asociadas con tatuajes; pero para Jenny, puede ser un signo de pertenencia a un grupo particular, especialmente si sus amigos, compañeros de trabajo o familia extendida tienen un tatuaje. Discutir  sobre los pros y contras del "tatuaje" sin primero dialogar sobre los sentimientos sería contraproducente.

Les recomendamos a Mike y a Jenny que dialoguen sobre sentimientos, luego sobre las motivaciones y luego idear una solución que no desmerezca el bienestar de su relación matrimonial.


El Diácono Tom Fogle y JoAnne Fogle ayudan a parejas para prepararse para el matrimonio.

 

 

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass