El trabajo descuidado de un miembro del equipo nos está dejando mal a TODOS | Diocese of Lansing

El trabajo descuidado de un miembro del equipo nos está dejando mal a TODOS

P: Trabajo en muchos proyectos en un grupo. Uno de mis colegas está atrasado con la parte que le corresponde, y a menudo no lo hace bien en absoluto. Esto nos da una muy mala imagen a nosotros, lo cual me hace hervir la sangre. ¿Qué puedo hacer?

R: Podrías manejar esto directamente con ella, el equipo o tu jefe. Como primera opción podrías tomar en cuenta el consejo de Salomón y Co.  En proverbios 18:9  se lee: “Cuando uno es flojo con su trabajo, lo que está haciendo es arruinar a su hermano”. El trabajo mal hecho por un colega tuyo va más allá de ser algo grave. Es como un cáncer para el equipo e injusto para el empleador. Los fracasos de ella afectan la reputación personal y colectiva de ustedes y hasta pueden poner en peligro su futuro profesional.

En Eclesiástico 33:22 se nos recuerda: “Sobresale en todo lo que hagas”. El estándar de excelencia de ustedes es humanamente y espiritualmente loable. Por tanto puedes tener la confianza de acercarte a ella con sinceridad. Y pronto. No abordes el problema con todas sus desagradables implicaciones. Aborda el siguiente o más reciente problema.

Acércate a ella como un amigo. “Con una voz agradable se multiplican los amigos y se ablanda a los enemigos, y con una lengua cortés se multiplican las cortesías,” (Eclesiástico 6:5). Advierte el incidente y pregunta si puedes ayudar. Averigua lo que está pasando. Ensaya lo que podrías decir en una situación cómoda. Tu objetivo es el amor, y el Señor que es amor  te ayudará a usar el enfoque y las palabras correctas. Ten en cuenta que ella podría simplemente carecer de la habilidad o entrenamiento necesarios que sus tareas demandan. La dilación y la incompetencia a menudo van de la mano...

Si ella valora la sabiduría, escuchará y tú habrás ganado a un amigo y quizás una solución.

Pero podría no ser tan fácil.

Que no te impresione si ella reacciona a la defensiva. Sólo los amantes de la sabiduría realmente aprecian la corrección. “La  sabiduría empieza con un deseo muy sincero de tener instrucción.” (Sabiduría 6:17). Si ella rechaza tu aproximación, acude a tu jefe o a tus compañeros de equipo para expresarles tu preocupación.

"No hagas  nada sin reflexionar antes; y cuando hayas actuado no te lamentes" (Eclesiástico 32:19). No podrás tener control sobre el resultado, pero si se sigues los antiguos consejos de la Biblia, podrás tener paz sin importar lo que pase, sin sufrir tensiones para empezar.


Jim Berlucchi es el director ejecutivo del Centro Spitzer, cuya misión es la de desarrollar la cultura de la evangelización (www.spitzercenter.org).

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass