Él dice: No estoy seguro de poder confiar en mi hijo otra vez | Diocese of Lansing

Él dice: No estoy seguro de poder confiar en mi hijo otra vez

Jim dice: Nuestro hijo de 16 años, Kevin, se escabulló con nuestro coche y lo destrozó. Tal vez sea fácil para Sue, pero no estoy seguro de que vuelva a confiar en él.

Ella dice: ¿Cómo podemos tener una relación sin confianza?

Sue dice: Jim no lo entiende. ¿Cómo vamos a tener una relación con nuestro hijo si no podemos confiar en él?

¿Qué hacer?

Algunas personas son buenas relacionándose con aquellos en los que no confían. Se llaman agentes de libertad condicional. Pero es el oficial de libertad condicional inteligente – y padre – quien se da cuenta que su trabajo no es confiar en el ex convicto, sino ayudarlo a redimir su relación con la sociedad y la confianza en sí mismo. He aquí un ejemplo.

El hijo adolescente de una pareja que conocemos hizo algo realmente malo. Para ayudarlo a redimirse, decidieron rehacer su cocina, un proyecto que le llevó un verano completo para terminar.

Esto no era sólo un castigo. Era un camino hacia la reconciliación. Fue una situación donde ambos partes ganaron: su hijo podría recordar el proyecto con orgullo, ellos recibieron una nueva cocina y la confianza se restauró nuevamente.

Por lo tanto, Jim y Sue, ¿qué tal si posponen la pregunta sobre la confianza? Y vean primero si pueden descubrir algún camino para que Kevin llegue a la reconciliación.

Tengan en cuenta que hay lecciones aquí acerca de cómo Dios se relaciona con todos nosotros cuando pecamos. Incluso después de confesarnos, él sabe que probablemente pecaremos de nuevo. Pero lo importante es: ¿Alguna vez se rinde con nosotros, incluso cuando volvemos a fallar? No. Él siempre está ahí para perdonarnos, incondicionalmente. Pero sólo porque su perdón es incondicional no significa que sea barato. Si bien nuestros pecados son perdonados – sin costo alguno – en el momento de la absolución, esto "no remedia todos los trastornos que el pecado ha causado". También debemos hacer nuestra parte "para hacer la satisfacción" de nuestros pecados a través de la penitencia impuesta por la confesor. Además, esta penitencia "debe corresponder lo más posible con la gravedad y naturaleza de los pecados cometidos". (CIC 1459, 60)

En otras palabras, Jim y Sue, ya sean ustedes o Kevin los que estén penitentemente frente a un padre, Dios (a través de un confesor) o un oficial de libertad condicional, parte de su trabajo en adelante es hacer todo lo posible para compensar lo que se ha hecho . Y a veces esto puede ser enorme.

Pero cualquier penitencia que se imponga a Kevin no debe equivaler a un azote. Debe ser algo constructivo que le ayude a asumir más responsabilidad en su vida. Ustedes podrán estar seguros que con el tiempo ambos volverán a confiar en él de nuevo. Pero, mientras tanto, por lo menos él debe empezar a confiar en sí mismo.

El Dr. Manuel P. Santos y Karee Santos
son autores de The Four Keys to Everlasting Love: How Your Catholic Marriage Can Bring You Joy for a Lifetime (Ave Maria Press, 2016).

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass