Él dice: "Ella quiere que sus hijos reciban siempre exactamente todo por igual" | Diocese of Lansing

Él dice: "Ella quiere que sus hijos reciban siempre exactamente todo por igual"

Tony dice: Tenemos tres hijos. Lynne fue la hija de en medio y quiere asegurarse que todo lo que damos a nuestros hijos sea dado por partes iguales entre ellos. Siendo realistas, no estoy tomando tantas fotos ahora como lo hice con mi primer bebé. Y también creo que los niños son diferentes y tienen necesidades diferentes. Esto está causando problemas en nuestro matrimonio.

Ella dice: "Esto no es imposible".

Lynne dice: Yo no fui ni la mayor ni la menor fui la de en medio y nunca sentí que mis padres me dieron tanta atención como lo hicieron con mi hermana mayor o el bebé. No quiero que mis hijos sientan lo mismo – necesitamos asegurarnos de que cada niño tenga exactamente la misma cantidad de dinero/tiempo/regalos. Pero no creo que Tony me entienda.

¿Qué hacer?

Aunque cada niño reciba una cantidad igual de dinero/tiempo/regalos, como sugiere Lynne, esto no solucionará el problema de Lynne, porque todo esto realmente se reduce a amor y atención, no a cosas materiales. El mundo está lleno de " hermanos de en medio" que se sienten como Lynne, y eso es lamentable. Tratando de recuperar la infancia y de alguna manera "enderezar" el mal cometido por sus padres no es realista y puede incluso dañar a los hijos de Lynne y Tony en el proceso.

Algunos niños tienen una mayor necesidad de asistencia por parte de los padres, porque los niños son personas que nacen con diferentes dones. Todos tenemos fortalezas y debilidades. Aunque no queremos admitirlo, los padres tienden a mostrar parcialidad entre sus hijos basados en la personalidad, la posición de los hermanos dentro de la unidad familiar (primogénito, el último en nacer, etc.) y cómo los padres experimentaron su infancia. En un mundo perfecto, dar a todos los hijos por igual es un objetivo loable, pero no siempre es fácil o realista. Dar regalos y dinero por igual sería fácil, pero dar igual cantidad de tiempo podría ser la parte más difícil, ya que las necesidades entre los hijos difieren considerablemente de uno a otro.

Es comprensible que Lynne quiera dar todos sus hijos se sientan amados por igual, puesto que ella no se sentía tan querida siendo la hija de en medio. Pero pasar tiempo con cada uno, enseñándoles y cuidando de ellos para que puedan experimentar una aceptación real y la felicidad, vale más que todas las cosas materiales en el mundo. Sería un gran regalo para toda la familia si Tony y Lynne pasaran tiempo juntos hablando sobre esto y compartieran entre ellos lo que significa realmente el ideal de igualdad. Por ejemplo, un niño que tiene problemas de aprendizaje puede recibir más tiempo de enseñanza de uno o de ambos padres – porque es necesario, no por una preferencia.

Oren por estos sentimientos que tienen y compartan entre ustedes cómo manejar mejor la idea de igualdad que tienen en referencia a sus hijos. Cuando abrimos nuestros corazones y dejamos al Espíritu Santo que nos guie a una solución constructiva, nuestros hijos se ven beneficiados. Como dice en Proverbios 3:5, "Confía en el Señor con todo tu corazón y no en tu propio entendimiento".

Tony y Lynne necesitan mantener el diálogo abierto de forma permanente en este tema para que no llegue a ser un obstáculo para su propia relación matrimonial. Tony podría tener en cuenta que ya que Lynne experimentó menos afecto de sus padres en la infancia, puede que necesite más afirmación de parte de él. Las "fotos" que quieres que tu hijos tengan presente en sus mentes en los años venideros es cuándo mamá y papá se amaban. De esta manera, los niños tendrán un ejemplo a seguir en sus propios futuros matrimonios y esos recuerdos amorosos permanecerán con ellos para siempre.


El Diácono Tom Fogle y JoAnne Fogle ayudan a preparar parejas para el matrimonio.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass