¿Discusión o acuerdo? Los adolescentes y las tareas del hogar | Diocese of Lansing

¿Discusión o acuerdo? Los adolescentes y las tareas del hogar

P: Volveré a trabajar fuera de casa y tengo dos adolescentes de 15 y 13 años de edad. ¿Razonablemente, qué puedo esperar que hagan en la casa para ayudarme?

R: Al leer tu pregunta, me di cuenta de una interesante perspectiva – quieres que tus hijos adolescentes te ayuden. Si reformulamos la pregunta, y decimos ¿Razonablemente, qué podemos esperar que los adolescentes hagan en la casa para el bienestar de todos? Estaríamos haciendo  énfasis en el trabajo en equipo que debe estar presente en toda familia. Esto me recuerda a la interacción entre Moisés y su suegro Jetro. Moisés estaba tratando de hacer todo por sí mismo. Cuando Jetro vio que Moisés estaba tratando de ayudar a los demás desde la mañana hasta la noche, le dijo, "lo que estás haciendo no es bueno. El trabajo es demasiado pesado para ti; Tú no puedes hacerlo solo."(Éxodo 18:17, 19) Jetro sugirió a Moisés que mantuviese a su cargo los casos difíciles y haga responsable de los más simples a otros: "Lo que hará que tu carga sea más ligera, porque la compartirán contigo."(Éxodo 18:22)Moisés siguió este consejo. Compartir la responsabilidad es también una buena idea en un sistema familiar.

Hacer una lista de las tareas domésticas. ¿Cuáles son las tareas principales que deben hacerse cada semana? ¿Qué actividades hay que hacer ahora, tales como limpiar el refrigerador? Una vez que tengan la lista, siéntense como una familia y que cada miembro de la familia elija un grupo de tareas que requieran una hora de trabajo. Decidan en que momento y hora de cada semana completaran las tareas del hogar juntos. Para nuestra familia, "La limpieza total de la casa" funciona mejor los sábados por la mañana debido a los deportes durante la semana. Recuerda que no todos limpian a tu manera. Se solidaria y no critiques sus esfuerzos.

Plan de comidas y horarios de cocina. La preparación de la comida tendrá cambios significativos, ya que vas a llegar a casa tan hambrienta como todos los demás. Como una familia, planifiquen un menú para la semana y colóquenlo en el refrigerador. Una o dos comidas de cocción lenta preparadas por la mañana hará una gran diferencia al final de un largo día. Tal vez cada adolescente puede preparar una comida una vez por semana; en ese caso, deja que el cocinero elija el menú para esa noche.

El equilibrio entre el trabajo y la vida familiar puede ser difícil. Pero recuerda lo que John Heywood escribió en el siglo XVI: "muchas manos hacen trabajos ligeros".


La Dr. Cathleen McGreal es una profesora de psicología y directora espiritual certificada.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass