Devoto | Santo Domingo | 8 de agosto | Diocese of Lansing

Devoto | Santo Domingo | 8 de agosto

En 1208, el Papa Inocencio III comenzó una cruzada de siete años contra los albigenses en respuesta al asesinato cometido por este movimiento herético de un delegado papal. Los albigenses, cuya popularidad había crecido mucho en esa época, tenían una visión del mundo dualista en la que dos fuerzas iguales (Dios, la fuerza del bien, y Satanás, la fuerza del mal) luchaban por tener la primacía. Por otra parte, tenían la creencia gnóstica de que el mundo físico en sí era malo porque había sido creado por el malvado Satanás.

Santo Domingo (1170-1221), que ya había estado predicando contra esta herejía, siguió al ejército cruzado con el fin de continuar predicando a los herejes. Sin embargo, tuvo muy poco éxito en la conversión de los albigenses.

Frustrado, Santo Domingo entró en la capilla de Notre Dame en Prouille y se puso a rezar. De pronto se encontró quejándose con María, la Madre de Dios; quien respondió a sus quejas apareciéndosele con un rosario en la mano. Ella le dijo, "No es de extrañar que hayas obtenido tan poco fruto de tus esfuerzos, porque los has gastado en suelo estéril que no ha sido aún regado con el rocío de la gracia divina. Cuando Dios quiso renovar la faz de la tierra, comenzó enviando la lluvia fertilizante de la salutación angélica (o lo que ahora conocemos como la oración del Ave María). Por lo tanto, predica mi salterio compuesto de 150 saludos angélicos y 15 padrenuestros, y obtendrás una cosecha abundante".

A medida que el futuro fundador de la Orden Dominica comenzó a rezar el rosario, la conversión de los albigenses aumentó vertiginosamente. De hecho, la devoción de Santo Domingo al Rosario llevó a más de 100,000 conversiones.

La devoción al rosario continuó propagándose a través de la cristiandad mucho más allá de la muerte de Santo Domingo. Nuestra Señora se había dado a conocer a Santo Domingo en el Rosario, un tipo de predicación entonces desconocida. Ella le prometió que el Rosario sería uno de los antídotos más poderosos en contra de las herejías y el pecado, así como una ayuda en futuras dificultades.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass