Desde el escritorio del párroco Marzo 25, 2012 | Diocese of Lansing

Desde el escritorio del párroco Marzo 25, 2012

Uno de los signos más espectaculares en los evangelios es la resurrección de Lázaro. El Jesús que le dio visión a un ciego, sanación a un paralítico y llevó a la conversión a la samaritana, es el mismo que demuestra su poder sobre la muerte misma. Como consecuencia del amor de Dios a los suyos Jesús produce milagros, signos y otras manifestaciones extraordinarias en respuestas a la fe del pueblo de Dios.

Pero este signo en particular, la resurrección de Lázaro, es algo diferente. Lázaro no era un leproso más a la vera del camino, anónimo y seguramente sin rostro por la enfermedad. No era la hija de la mujer extranjera cuya madre pedía por su curación desde la distancia o el esclavo del pagano centurión romano. El recipiente de la misericordia de Dios no era un enfermo anónimo, una desconocida a la distancia ni un extranjero. Lázaro era amigo de Jesús.

Cuando el dolor tiene un rostro, un nombre y una identidad adquiere connotaciones personales. Llama a la fibra más íntima del corazón en un esfuerzo por traer sanación al sufriente. La muerte del amigo de Jesús toca su vida en varios niveles de su humanidad. Jesús lloró. Movido en su humanidad, responde su divinidad y desde su corazón todo divino y todo humano excepto en el pecado, Dios vuelve a llamar a Lázaro a la vida.

El resultado del amor de Dios por sus hijos es precisamente eso, sanación, perdón, resurrección. La gracia de Dios se derrama sobre la creación, incluyendo nuestros cuerpos mortales, nuestra vida en su totalidad. Ya la muerte no tiene más la última palabra. La última palabra es de Jesús quien  nos llama del anonimato, de la inercia de ser potencial a ser acción. En los ojos de Dios tenemos un nombre, una identidad y esa identidad nos llama a la vida eterna. ¡Este es un evangelio de esperanza! Acerquémonos pues a la Semana Santa con esta esperanza… Caminemos con Cristo a Jerusalén. Subamos con él al calvario y recordemos que por el amor de Dios al mundo caminaremos con Cristo en la mañana del domingo pascual, dejando atrás un sepulcro vacío.  

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass