Desde el escritorio del párroco Diciembre 4, 2011 | Diocese of Lansing

Desde el escritorio del párroco Diciembre 4, 2011

Una voz clama en el desierto, ¨Preparen el camino del Señor¨ indicando la llegada del adviento. La promesa de un Mesías se lleva a cabo y el deseo de las naciones, la sabiduría de lo alto, la llave de David, la rosa y la estrella se hacen realidad en Emanuel, Dios con nosotros y su nombre es Jesús.

Este tiempo, esta temporada litúrgica, tiene dos expectativas. En primer lugar es un tiempo de preparación. Le damos un aire a este tiempo con la misma fineza del que espera a un invitado muy especial en su hogar. También las escrituras señalan al segundo advenimiento de nuestro Señor Jesucristo, al final de la historia humana como la conocemos. En ambos casos hay que estar preparados…

Así pues nos organizamos para la Navidad. Arreglamos la casa, montamos el nacimiento y el árbol de navidad, organizamos las diversas cenas que llevaremos a cabo y compramos regalos que daremos durante las fiestas. Y todo esto lo hacemos quizás olvidando nuestra vida de oración, gastando dinero que no tenemos, en medio de conflictos y discusiones familiares superfluas y los excesos de las fiestas que algunos consideran normales. Hay que comer más, hay que tomar más y hay que gastar más. Todo en el nombre del nacimiento del niño Dios. Nos preocupamos por arreglar el nacimiento en nuestros hogares sin fijarnos como está en nacimiento de nuestros corazones.

Esta es la temporada para demostrar lo que el nacimiento del niño Dios verdaderamente significa. La Iglesia nos llama a evaluar nuestra relación con Jesús. Es un momento para vernos ante el espejo de nuestra fe y ver que cosas hay que cambiar, en cuales áreas de nuestras vidas necesitamos crecer, evolucionar o inclusive en donde necesitamos conversión. Es otra oportunidad para hacer un inventario de nuestras vidas y así fortalecer lo que esté débil, enderezar lo que esté torcido, hacer enmiendas de lo incorrecto, perdonar, construir y esperar… El adviento es una oportunidad para volver a ser niños.

Esperemos al Rey de reyes, quien vendrá como la estrella del mañana, coronando las montañas de nuestra existencia con radiante luz, guiando nuestros corazones con gracia y con gloria. ¨Preparen el camino del Señor…¨

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass