Descubrir la misericordia en el sufrimiento: Cuatro Santas de Octubre | Diocese of Lansing

Descubrir la misericordia en el sufrimiento: Cuatro Santas de Octubre

Las festividades de cuatro santas muy significativas para la iglesia tienen lugar en octubre: Santa Teresita de Lisieux (1 de octubre), Santa María Faustina Kowalska (5 de octubre), Santa Teresa de Ávila (15 de octubre) y Santa Margarita María Alacoque (16 de octubre).

Cada una de ellas experimentó algún tipo de enfermedad severa en su vida. Santa Teresa de Ávila (1515-1582) contrajo la malaria después de haber iniciado su vida en el claustro. Su batalla contra la malaria la dejó paralizada durante tres años y nunca se recuperó. Santa Teresita (1873-1897), también conocida como “la pequeña flor de Jesús," comenzó a sufrir de temblores nerviosos derivados de la pérdida de su madre a una edad muy temprana. Una condición que la afectó por casi 10 años. Más tarde, descubrió que tenía tuberculosis, la enfermedad que le causaría muchos dolores y finalmente acabaría con su vida a los 24 años. Santa Faustina (1905-1938) también luchó contra la tuberculosis desde 1930 hasta su muerte en 1938 y St. Margarita María (1647-1690) quien debido a la fiebre reumática fue confinada a su cama durante cuatro años en su juventud.

Sin duda, estos encuentros con la enfermedad mostraron a estas mujeres la fragilidad física y la debilidad de la existencia humana.

Sin embargo, estas enfermedades también se convirtieron en una ocasión para que cada una de estas santas creciera en intimidad con Cristo. Ante las limitaciones que cada enfermedad conllevaba, cada santa progresó en su dependencia total y en su entrega a Dios.

Santa Teresita, se recuperó de su afección nerviosa y escrupulosidad cuando descubrió la alegría que proviene de no centrarse en si misma a través de la gracia de la caridad. Viendo más allá de ella misma, Dios le concedió la libertad que ella había intentado ganar por si misma durante nueve años. Esta experiencia la llevó a ofrecerse como una víctima expiatoria de amor misericordioso. Ella escribió, "En la noche de esta vida, debo comparecer ante ti con las manos vacías, pues no te pido Señor que cuentes mis obras."

Santa Margarita María tiene fama de haber sido restaurada a un perfecto estado de salud cuando hizo una promesa a la Virgen de consagrarse a la vida religiosa a pesar de batallar por cuatro años con la fiebre reumática. Por supuesto, ella es más recordada por recibir las revelaciones del Sagrado Corazón, que se prolongaron durante 18 meses. La imagen del Sagrado Corazón por si misma nos comunica muchísimo sobre el profundo amor de Cristo por la humanidad.

Por último, nueve meses después de su primera e importante pelea con la tuberculosis, Jesús se apareció a Santa Faustina como el "Rey de la Misericordia Divina". Ella recibió el mandato de pintar la imagen que vio, agregando las palabras "¡Jesús, en ti confío!” Esto lo dice todo.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass