Aprender de la pecaminosidad | Diocese of Lansing

Aprender de la pecaminosidad

Beata Juliana de Norwich | Festividad: 13 de mayo

La palabra “pecado” se puede definir como “Errar en el blanco”. En este sentido, el pecado connota nuestra incapacidad de vivir en armonía con aquello para lo que fuimos creados – la vida eterna en la comunión con la Trinidad.

La Beata Juliana de Norwich (1342-1416) fue una mística benedictina inglesa. Muy poco se sabe de su vida a excepción de sus escritos, lo que explicaría por qué nunca ha sido beatificada formalmente.

Ella tenía 30 años cuando su vida cambió dramáticamente. Ella cayó gravemente enferma y experimentó una serie de intensas visiones de Jesucristo. Estas visiones terminaron cuando se recuperó de su enfermedad, y ella inmediatamente escribió sobre las Revelaciones del Amor Divino. Es en esa obra donde escribió algunas de sus más famosas palabras en relación con el amor de Dios – “Todos estarán bien, y todo estará bien, y todo tipo de cosas van a estar bien”.

El tema del pecado ocupó un lugar destacado en estos escritos. La Beata Juliana creía que el pecado era necesario, ya que nos puede llevar a un mayor conocimiento de nosotros mismos. Central a su comprensión del pecado era su creencia de que aprendemos de nuestras caídas. El dolor causado por el pecado es un recordatorio terrenal de los dolores de la Pasión de Cristo. La gente al sufrir como Cristo sufrió, llega a acercarse más a Él por sus experiencias.

En otras palabras, el pecado en realidad nos puede conducir a la vida eterna – con tal de que lo veamos como un fracaso y que debemos aprender de este. Para Juliana, reconocer el pecado como fracaso y nuestra resolución para aprender de ese fracaso eran esenciales.

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass