¿Cómo consigo que mi jefe deje de mirar sobre mi hombro todo lo que hago? | Diocese of Lansing

¿Cómo consigo que mi jefe deje de mirar sobre mi hombro todo lo que hago?

P: Mi jefe ejerce un excesivo control  – me siento como si no fuera necesario que yo estuviera allí, ella reescribe todas mis cartas y está constantemente mirando sobre mi hombro. ¿Hay alguna forma de hacerla parar?

R: No cuentes con ello

Cuando los subordinados se sienten acosados y disminuidos, actúan de forma defensiva – pasivamente o agresivamente. El jefe se convierte en una fijación, en una mira. Usted no puede cambiarla. Pero usted puede manejarse astutamente en una mala situación.

Desde San Agustín se nos recuerda que "nada en el mundo sucede por casualidad" Dios le ha dado a usted una oportunidad para ayudarse y para ayudar a su jefe.

Aquí hay cuatro pasos posibles:

• Docilidad. Es un signo de docilidad estar listo para ser enseñado (St.Thomas). Aunque parece contraintuitivo, pídale a su jefe  entrenamiento específico. "Mis cartas obviamente no están a la par con sus expectativas. Me gustaría hacerlo mejor. ¿Me podría entrenar para hacer una mejor composición? o ¿Aprobaría usted que yo reciba entrenamiento afuera?" Si está de acuerdo, ustedes dos ganan. Si no, trate una segunda táctica luego de unos días.

• Diplomacia. "Señora, ¿Cree que tengo las habilidades necesarias para entender cada aspecto de mi trabajo? Algunos aspectos de su supervisión me hacen pensar que yo debería atender diferentes tareas." La pelota está en su cancha para que ella le dé una retroalimentación crítica que debe ayudarle a navegar o negociar su futuro.

• Dirigir. Aristóteles dijo que "ningún hombre puede estar por un largo tiempo en compañía de lo que es doloroso y desagradable". Santo Tomás está de acuerdo y cita dos respuestas al dolor: "rechaza lo que te causa tristeza" o "pasa a otras cosas que le den placer". Dada esa fórmula, intente centrarse en los aspectos agradables de su trabajo. ¿Qué cosas acerca de su trabajo, el medio ambiente o los colegas encuentra agradable y satisfactorio? Enfóquese en ello.

Porque las provocaciones y las frustraciones poderosamente atraen nuestra atención, debemos deliberadamente y con frecuencia dirigir nuestros pensamientos hacia el bien. "Piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza."(Filipenses 4:8)

• Salida. Si todo lo demás falla y tiene otras opciones, busca activamente trabajo.

Sé cómo se siente estar tanto dando y recibiendo microgestión. Actuar racionalmente y con cabeza fría es  mejor que estar a la defensiva. "La prudencia es elegir sabiamente entre las cosas que ayudan el amor y aquellas que lo impiden. El valor de la prudencia consiste no en el  pensamiento meramente, sino en su aplicación a la acción." (Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica)


Jim Berlucchi es el director ejecutivo del Centro Spitzer, cuya misión es construir culturas de evangelización (www.spitzercenter.org).

 

parish staff directory

Catholic Event Finder

Mobile Directory

Mass Times

FAITH Magazine

Outreach Mass